Organizaciones efectivas: Holocracia (I)

Enviado por singulares el Mié, 14/02/2018 - 16:57
trabajo en red

Cuando estudié Ingeniería siempre me fascinó la física, y uno de los científicos que me llamó la atención fue el alemán Heisenberg, quien contribuyó significativamente en el desarrollo de la física cuántica rompiendo paradigmas sobre cómo se mueven las partículas subatómicas y, por tanto, nosotros los humanos y los sistemas. Tal como a través del principio de incertidumbre de Heisenberg sabemos que no sabemos, hoy las cosas en el mundo cambian tan rápido que parecen estar en dos lugares al mismo tiempo:  la nanotecnología, la neurociencia, los modelos de negocio, las redes, las conexiones, los millennials. Es todo parte de una misma ola que va navegando por debajo de nosotros, y quizás también por encima, ya que según Heisenberg la ola puede estar en cualquier parte, conectada, como las partículas.

Ingenieros, físicos, empresarios y jóvenes están entendiendo esto, y desde acá las cosas cambian, funcionan de forma distinta, de forma más efectiva, navegando con el Universo y su física. Los paradigmas son maravillosos.

¿Y que tiene que ver esto con las organizaciones? Citaré a Brian Robertson quien logró desarrollar el concepto por medio de su empresa Ternary  Software, y el 2010 logró desarrollar la Constitución de la Holocracia. Por otra parte Federic Laloux investigó miles de organizaciones en el mundo y logró establecer las organizaciones T-Seal que responden a este concepto. ¿Qué es esto? Es algo extenso, por tanto escribiré de esto no tan sólo en este post, sino en una serie de post que publicaremos a partir de hoy.

En términos generales son organizaciones que logran un engagement efectivo, entendido como un alto nivel de compromiso y de participación, con su personal por medio de la adopción de varios conceptos que se impregnan en la organizaciones como conductas permanentes. Son organizaciones que operan mediante estructuras más horizontales, sin tanta jerarquía, que apuestan por la confianza y se guían dinámicamente hacia su propósito. Se trata de comprender las  organizaciones como un organismo vivo en constante movimiento y que practica el autogobierno.

El trabajo de estas organizaciones es sistémico, mediante células de trabajo interdependientes y autovalentes. Esto permite que los distintos sistemas y sus personas tomen riesgos, se empoderen de las decisiones, responsabilidades y se involucren por completo. La Holocracia es un concepto integral, donde la persona trabaja colaborativamente, donde prima el aprendizaje, el engagement y sobre todo la plenitud. A través de su búsqueda quienes trabajan pueden expresarse libremente, aportando ideas, creatividad, trabajo y energía.  

Las empresas que han ido adoptando este sistema dinámico y celular han ido alcanzando grandes metas y han comprendido cómo adoptar a los etiquetados millennials. Para quienes han trabajado durante años en sistemas jerárquicos donde funciona el mando y control (Taylor) puede sonar terrorífico, por lo mismo, porque creen que se pierde el “control”, pero ese es el gran paradigma a desafiar.

El control no se pierde, sino que se gestiona de forma distinta, de forma integral y empoderando a la organización. En Singulares invitamos a las organizaciones a ir un paso más allá y que las organizaciones comiencen de a poco a incorporar estos conceptos, que generarán un gran cambio de cómo enfrentar el mundo.

Columna escrita por Sebastián Allendes Toro-Mazote